Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2007

Signos Ulisesíacos

- ¿Y cómo terminaste en Barcelona? – pregunté.
- En tren. – no era esto lo que quería saber, pero me gustó la respuesta. Se llama Nadia. Es de ¿Austria? ¿Egipto? ¿Barcelona? Mientras hablábamos, alrededor nuestro nacía verano a grito pelao’.
- ¡Que bien! – dije – yo también. Me encantan los trenes. He tardado 36 horas en llegar. – y después de explicarle la ruta y las paradas que hice, dije – Llegué en abril. El 28 de abril. ¿Y tú?
- En junio. El 6 de junio.
- ¿Qué serías en el horóscopo inmigrante?
- ?

Inmigrar es cambiar de aires, costumbres, amistades, amores, ideas y zapatos. Muchos zapatos.
Es aprender, perder, emprender, querer, mover, sentir, crear, crecer. Mucho crecer.
Es practicar todos los verbos del alma, sin reglas, ni sintaxis.
Inmigrar es volver a nacer. Por esto los que migramos también deberíamos mirar otro horóscopo. Llamadlo Ulisesíaco. En nuestro horóscopo, los signos astrales serían representados por los salmones, golondrinas, ballenas, cebras, flores,… y los demás almas (…

Intoxicación televisiva

A continuación viene lo que fue mi primera experiencia de San Juan, en mi primer año en España, cuando apenas hablaba el castellano. Lo escribí hace unos tres años y lo vuelvo a publicar. Se lo dedico a Emma y a todos los amigos que están (físicamente) lejos.

Intoxicación televisiva

La tele me ayudó mucho a entender España y los españoles. Pero no siempre hemos tenido una relación de entendimiento. Al principio cuando no comprendía nada del idioma tenía que deducir qué me estaba contando la caja mágica según la narración visual.

Uno de aquellos días mientras saltaba de una cadena a otra vi una noticia de la cual entendí muy pocas palabras. Entre ellas destacaba una: “coca”. Las imágenes del reportaje mostraban un hospital, médicos y pacientes. Así que deduje que se trataba de una intoxicación de coca y que las personas que aparecían en la pantalla tenían problemas de adicción o se intoxicaron con la cocaína. Lo que me sorprendía fue que había gente de todas edades, pero la mayoría era ge…

Ron&roll

Hay días que sí y días que no. Y, hay que vivirlos como son, porque son como somos.
La noche pasada en una fiesta hablaba con un amigo de tipo de personas que somos y le dije que eligiera una palabra con la que mejor se identificaría. Mi amigo me dijo “Yo me considero una persona seria”
¿¡Serio!¿ - repetí pensando en la construcción de la palabra. “Se - rió. ¡Es el pasado! O sea, serio es aquel que en el pasado se rió, y ya no se rie”.

Después de un par de cubatas de ron toque venezolano, mi amigo olvidó que era alguien serio. Y repetía bailando, “¡tío, hay que vivir la vida!” con una amplísima sonrisa.
“Sí tío, eso es. Ron&roll”, le decía buscando con la mirada los cubatas de Juan.

Cul(t)pa

Muere el naranjo blanco,
regado con arena
Mata el niño bueno,
criado con antena.

¿Es culpa de Prometeo,
que arde la casa del vecino?

La despedida

El pasado fin de semana estuve con Judith en Comarruga. Hacer nada es el mejor hacer de todos, y requiere mucho esfuerzo no caer en la tentación de pensar “¡¿a lo mejor debería estar haciendo algo!?” Pero, tanto yo como Judith, nos tomamos muy en serio el no hacer nada. Bueno, hay que admitir que el entorno nos favorecía. En Comarruga, salvo el hacer nada, no queda mucha cosa por hacer.

La última vez qye estuve allí fue durante un fin de semana del otoño pasado y al llegar nos encontramos con un gatito, completamente negro, de pelo suave y muy simpático. Me encantó. Era muy joven y se le veía que venía de una casa donde le cuidaban muy bien. Durante todo este día no se quiso separar de nosotros. Salíamos a dar una vuelta por la playa y volvíamos horas más tarde, nos seguía un par de manzanas y se quedaba atrás. Pero cuando volvimos le encontramos delante de la puerta esperándonos. Luego salimos a cenar fuera y el gato se quedaba en la puerta. Cuando volvimos allí estaba. Esperando. Le…

Nomen est omen

El nombre es el simbolo, decía Ciceron. El mío es de origen ruso y en su raíz está el verbo "luchar". No es un nombre muy común en mi país, tampoco lo debe de ser en Francia. Pero, bajo el mismo simbolo nació un poeta (escritor, traductor y mucho más) que escribió un poema que invita a luchar: Boris Vian.

EL DESERTOR

Señor presidente
Le escribo esta carta
Que quizá lea usted
Si tiene tiempo

Acabo de recibir
La orden militar
Para ir a la guerra
El próximo miércoles

Señor presidente
No voy a hacerlo
No vine a este mundo
Para matar pobre gente

No quiero que se enfade
Pero he de decirle
Que mi decisión es firme:
Voy a desertar

Desde el día en que nací
He visto morir a mi padre
Partir a mis hermanos
Y llorar a mis hijos

Mi madre sufrió tanto
Que ya está bajo tierra
Se ríe de las bombas
Y hasta de los gusanos

Cuando estuve preso
Me robaron la mujer
Me robaron el alma
Y todo mi pasado

Mañana muy temprano
Les cerraré la puerta
A aquellos años muertos
Y me echaré al camino

Pediré limosna
Por las rutas de Francia
De Bre…

El nuevo contrato

“¡¡¡Treinta y una mujeres asesinadas por sus parejas en lo que va de año!!!”
Hace tiempo escribí un par de posts sobre los juzgados de Violencia sobre la mujer, donde hice unas cuantas traducciones, observando como la mayoría de las mujeres terminaban retirando la denuncia contra el hombre que les pegaba. En los informativos de ésta mañana se confirmó que la cifra es alrededor de 60% de las mujeres que acaban retirando la denuncia y el orden de alejamiento.
La Ley contra la violencia de género ha sido una buena iniciativa, pero creo que el principal problema es que una parte de la sociedad todavía no ha logrado avanzar y superar los conceptos de la familia y matrimonio dominantes durante la “Reserva Espiritual”. Y, porque los que han sido criado bajo estos conceptos se niegan a entender que “hasta que la muerte nos separe” es un concepto medieval impuesto por la Iglesia que de esta manera hacía el reparto de las mujeres entre los hombres, como decía George Duby en El caballero, la mujer…