Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2006

De viaje

Queridos amigos,
Me voy a Serbia por unas dos semanas. Intentaré escribir/publicar mientras este de viaje, y si no, nos vemos de vuelta.
Un abrazo

No estamos solos

La mítica emisión de “La guerra de los Mundos” de Orson Welles anunció la llegada de un estado de paranoia permanente cuyo nivel sigue aumentando. Desde aquel programa de radio los múltiples productos audiovisuales nos “desvelan” increíbles teorías de la conspiración extraterrestre y los documentos “X” avisándonos de que estamos siendo constantemente observados por los extraterrestres que un día vendrán a invadirnos (comernos los cerebros, resucitar los muertos, engendrar nuestras mujeres, etc).

Al mismo tiempo las investigaciones espaciales están intentando resolver el Gran misterio del Universo que gira en torno de las preguntas tipo ¿Existe la vida inteligente allí fuera?, ¿Estamos solos? y si no estamos solos ¿Serán amigos?

Con este objetivo los científicos emiten unas señales codificadas utilizando unos potentes satélites esperando La Respuesta.
¿Hay alguien escuchando allí fuera?

Hoy domingo 27, leo en el Magazine de La Vanguardia un reportaje muy interesante sobre Senegal y Mauri…

En el circulo vicioso 2

Ayer por la tarde fue invitado a participar en el encuentro entre un grupo de jóvenes gitanas “de Bosnia” y la justicia española. El encuentro tuvo lugar en los juzgados de Barcelona y mi papel era de traductor. La verdad es que no tenía mucho que hacer dado que la mayoría de las declarantes no hablaban bosnio.
¿¡Y son de Bosnia!?

Entraban a declarar en tres grupos y, antes de entrar el primer grupo, les pregunté cuál de ellas iba a hablar en bosnio. Una de ellas me dijo:
“Yo bosnio no hablar mucho. Pero cantar sí.” Como me imaginaba que al juez una declaración musical no le iba a hacer mucha gracia la dije que no sería la mejor idea y que hablara en el idioma que mejor la saliera.

Del total de 13 chicas detenidas solo tres o cuatro hablaron bosnio y las demás en italiano. Todas ellas fueron detenidas por el mismo mosso d'esquadra que según declaraba las detuvo en el intento de hurto. Luego, todas las chicas declaraban lo mismo: no hicieron nada mal, se dedican a vender rosas por la c…

La frase integradora

Javier Clemente ganó su primer partido como el nuevo seleccionador del equipo nacional de Serbia contra Republica Checa. Leo la noticia y me recuerdo de una frase que él había dicho hace un par de años: “Los de Bilbao nacen donde quieren”.

La frase me gustó tanto que creo que la misma noche soñé con Clemente diciéndome que España “va bien” y que “aquí no pasará nada”, tranquilizándome ante mis preocupaciones por la situación política en mi nuevo país.

Por el grán respeto que tengo para todos los protagonistas de mis sueños, quiero aprovechar estas líneas para proponer incluir en la Constitución española una frase, similar a la de Clemente, la que creo que ayudaría en el proceso de integración de más de 10% de su población. La frase diría:

“Los españoles nacen donde quieren”.

Un punto blanco sobre el fondo blanco

Una página en blanco. Una cuerda sin nudo. Un altavoz sin sonido. Una sombra sin sol. Un sueño sin recuerdo. Un placer sin el otro. Un rayo sin luz. Una casualidad sin momento. Un hombre sin pasado.

Un amor sin dos.

La luz ancestral

Nada más colgar el post de ayer entré en “webstats” para ver las estadísticas de las visitas y me encontré con lo siguiente:

4. 11 agosto 19:34 Auna, España
5. 11 agosto 19:35 IceTel, Costa Rica
6. 11 agosto 19:49 United States Army, Estados Unidos
7. 11 agosto 19:59 British Telecommunications plc, Reino Unido

Mi proveedor es Auna, España y la hora 19:34 es en la que había publicado el post titulado “Líbano”. Quince minutos despues recibí una visita del ejército estadounidense. Estos paranoicos profesionales, como si fuesen los malvados caballeros de El Señor de los Anillos que se alarmasen siempre que se utilizase el anillo, constantemente rastrean la red en busca de los “enemigos” y sus amigos.

A pesar de que el presente continuo esta artificialmente creado por los “de la sombra”, (los mismos que nos generan y suministran el miedo en cantidades industriales) el anillo sigue estando en buenas manos. En la viva luz ancestral.

Líbano

Una buena amiga mía, periodista francesa, acaba de regresar de Libano. Así lo describe:

"Lebanon….F16 everywhere upon us.
I was in south lebanon,…Sleeping (?!) in ruins, driving without roads, avoiding to be next to trucks or fuel tanks or factories : the favorite target of israelis.
My driver was an angel, but very scared. The only way to drive - and stay safe - between villages was 180 km/hour ! I never crossed towns like that, followed by some kind of devil.
we used to pick up food in bombed houses, cans most of the time. No electricity, no water during weeks, no need to say.
Once, looking for an hospital to have interview with medics, we run into a fridge truck full of plastic bags, 125 corpses piled high. Mostly women, babies and kids, dead since days. Got it ? no fuel for trucks, so no AC inside and 40° outside…
well, normal war. artillery shells, 500 kgs bombs, flak jackets not useful over there.what else ? Impossible to sleep in fact, far from windows when they are some. The ea…

Un buen consejo

- ¡Uyyyy, j’ai fait un catastrophe! – dijo Amaie con una sonrisa pintada de yogur de fresas que acaba de echar por toda su alrededor. Y mientras se reía en sus grandes ojos brillaba la maravillosa ausencia del pasado y futuro. Solamente existía este precioso instante que resbalaba sobre la rigidez de mis 30 años acumulados. Ella tiene tres, y a mí me parecen tan grandes como un planeta entero. La razón debe de ser el hecho que ella lo aprovecha todo. En cada respiro. Todo lo que le rodea tiene un único fin; interactuar.

Estamos en Vence cerca de Niza y nos vamos a bañar todos los días en el río Lobo (Loup). Es un lugar mágico. Es como si a los Alpes, de no poder llegar al Mediterráneo, se les hubiera caído una lágrima que todavía corre entre el bosque. Allí, estirado en una piedra bien cómoda, leo “Le Petit Prince” intentando recuperar la sensación del mundo grande que tanta alegría le da a mi pequeña compañera de viaje.

Lo intenté pero no lo consegí. Mi mente pesa demasiado para la ino…