Ir al contenido principal

Los despuescedentes

El principal problema de la política son los políticos. Si no fuera por la gran atracción que tiene, - para los hombres sin mucho talento, escrúpulos y moral que la infectaron de tal límite que hoy en día alguien que se interesara por ejercerla no lo podría hacer sin tener que previamente trepar la "pirámide de los obedientes" que forma los partidos políticos -esa noble disciplina podría interesar a las personas de calidad moral e intelectual.
En la política, hoy en día, solamente llegan lejos los que saben moverse en la rígida estructura partidaria y cumplen con sus planes e intereses.
Recuerdo una conversación entre mi padre y una amiga suya sobre la situación que vivía Serbia en tiempos de Milosevic. Ambos eran muy pesimistas sobre el destino de Serbia (esto ocurría unos años antes de que fuera bombardeada por medio mundo) y ambos estaban de acuerdo de que la única solución para evitar la catástrofe era que Milosevic se vaya.
¿Pero cómo?
Milosevic tenía un potentísimo aparato político-policial que controlaba todo lo que sucedía en el país completamente aislado del resto del mundo. (Yo hasta llegue a creer que incluso controlaban las condiciones meteorológicas, pues siempre que la oposición se unía a protestar en las calles, caían rayos y relámpagos y desde aquellos tiempos le di el apodo de Próspero por el personaje de Tempestad de Shakespeare).
El único modo de tener una vida prospera era formar parte del Partido “Socialista” cuyo presidente eterno e indiscutible era Milosevic, o de JUL, el partido semicriminal el que gobernaba Mira Markovic, su mujer.
Mira es un personaje que llenaría muchos libros de historia, novela negra y psicoanálisis pero yo destacaría solamente una frase suya. En la columna que escribía para un “periódico amigo” llegó a decir: “No entiendo a los jóvenes que abandonan el país. - (se calcula que más de un millón de personas jóvenes y cualificadas abandonaron Serbia durante los 90 huyendo de las guerras y la pobreza que trajo el régimen de Milosevic y sus cómplices mundiales) y a continuación Mira, en plan Maria Antoaneta, se preguntaba: “¿Porqué no se queden aquí y sean prósperos igual que mi hijo Marko?” (Marko Milosevic llegó a terminar el instituto y hasta allí llegó su interés por la educación, desde entonces se convirtió a un prospero traficante de tabaco y uno de los jefes del mercado negro)
Para volver a donde estaba; pues el único modo de conseguir alguna prosperidad era ser cercano a los muy limitados círculos de poder que giraban al torno de la familia Milosevic y su(s) partido(s) político(s). Entonces la amiga de mi padre propuso una idea interesante. Y "¿porqué no nos inscribimos todos, o sea todo el mundo la oposición incluida, a su partido y lo empezamos cambiar por dentro?"
No creo que hubiera funcionado porque el sistema tarde o temprano se acabaría corrupiendo y otra vez los menos preocupados por el bienestar general se quedarían con el poder. Desgraciadamente es una regla aplicable a toda la humanidad.
Se presume de que los que entran en la política para llegar lejos han de tener un dossier limpio de antecedentes penales, pero me pregunto ¿cuántos se quedarían allí si fuese posible (como en la película Minority Report) conocer sus “despuescedentes”.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
me gusta la palabreja esa...
la amiga de tu padre seguía la teoría que tantas veces escuché :métete dentro, pero yo no soy capaz, y hasta una ver me regalaron una viñeta de una niña tirándole piedrecitas a un elefante.
abrazos!

emma
p.s: el post: chapeau!
Anónimo ha dicho que…
como decimos aquí en México tu editorial de hoy nos queda como anillo al dedo. ni metiendonos en lospartidos los cambiaremos eso es porque nos enfermamos de poder. miranos ahora hechando la lagrima por que nos aumentaron el 5% a los hidrocarburos siendo nosotros productores de gasolinas y exportadores de petróleo, se están burlando del pueblo y para que no nos quejemos nos prohibieron criticar el aumento con una ley que deja mudos a los medios de comunicación. dicen que para bien de todos es el impuesto pero nadamás que me digan para bien de quienes todos?.
así las cosas, Boris hasta pronto.

LIC. DANIELA
Boris Matijas ha dicho que…
mientras la gente no este conciente de que la participación ciudadano no solamente consiste en echar su voto en la urnas cada x años, la democracia será la cosa de dos; de las muntinacionales y los oportunistas
un abrazo

Entradas populares de este blog

Adiós a Los Papeles de Boris

Limonada china

- Bueno, ahora vamos a hacer una cosa. Cada uno tiene que escoger un nombre español de los que están apuntados aquí en la lista – dijo mi amiga Marta indicando la página del libro para aprender español a sus alumnos, entre los cuales había tres estudiantes de China.
- Limón –dijo una de las muchachas chinas.
- Ehhhh, perdona, pero “Limón” no es un nombre adecuado para ponérselo a las personas. Aquí la gente no se llama Limón –intentó explicar Marta.
- ¿Por qué no? -insistió la alumna.

Al instante uno de sus compatriotas salió en su ayuda y para demostrar que el nombre en cuestión era lo más natural del mundo empezó a decir:
- Fanta limón, schweppes limón, yo limón.

Llegados a este punto, Marta decidió que lo mejor era dejar la cosa tal cual, con una estudiante china llamada Limón.

Mientras mi amiga me lo contaba me partía de la risa imaginando su cara, la de alguien que de todo corazón y con la mejor intención intenta explicarle a una china que no es normal llamarse Limón. Pero el protagoni…

Celulosis

Esperaba en el pasillo de los juzgados a que empezara el juicio en el que tenía que traducir, cuando escuché las siguientes palabras: “¡78 detenidos en toda Barcelona! Esto es poquísimo. Recuerdo cuando teníamos cada uno seis o siete durante la guardia... ¡Claro! ¡Si no hay policías no hay detenidos!”, concluía un abogado de turno de oficio hablando con otra compañera suya. A mi me sonaba como si los juzgados fuesen una granja o un matadero que va por piezas y no por personas.

Algunos jueces con ataques de ira u otros completamente ausentes y deprimidos dictan las sentencias, sin ni siquiera haber escuchado lo que tenía que decir el acusado cuyo abogado de oficio se había presentado en la declaración para poner el sello en su hoja de servicio, lo que le permita justificar y facturar el servicio que el Estado garantiza a cada detenido, igual que los interpretes y los policías a los que nos sellan nuestras hojas de servicio. En fin muchas hojas. Quizá el principal beneficiario del sistem…