Ir al contenido principal

Libertad provisional

Llevo más de cinco y menos de seis años viviendo en España y si no fuera por la burocracia me sentiría como cualquier persona que vive, trabaja y paga sus impuestos aquí. Durante todo este tiempo cada año he tenido que tramitar mi residencia y, como si estuviera en libertad condicional, presentarme en las oficinas de extranjería para demostrarles que sigo viviendo aquí y que me “he portado bien” desde la última vez que nos habíamos visto para que me dieran la renovación de mi "libertad condicional" por otro periodo definitivo.
Hace dos años escribí un post titulado Quiero ser como Messi,

http://lospapelesdeboris.blogspot.com/2005/09/quiero-ser-como-messi.html
y ahora veo que Ronaldiño también tiene la nacionalidad española. A pesar de que llevo tres veces más tiempo viviendo legalmente aquí que él, cada año me toca hacer cola y pasar nervios porque el Gobierno no se fía de que soy un buen ciudadano.
Deben ser los números. Él es simplemente “El 10” y yo el X46------T. Pero más que esto son los números en la cuenta bancaria lo que importa. Mientras la mía está pendiente de los ciclos lunares y aumenta y baja en relación con ello, él debe tener una libreta especial con espacio suficiente donde poder imprimir cuando la actualice, todos estos décimos que tiene amontonados. (Me la imagino formato La Vanguardia)
A mi Ronaldiño me cae super bien y creo que se merece tener todo lo que tiene porque se lo ha currado y me imagino lo difícil que tiene que ser conseguir lo que él ha conseguido. Lo que me molesta es la hipocresía del sistema que nos agrupa según el grado de utilidad fiscal.


Si ya es así ¿por qué entre los oficios dentro del contingente de trabajadores extranjeros que el Gobierno español solicita cada año no consten los futbolistas?

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
será la fama?, o seremos nosotros los que todos los domingos estamos pendientes del juego que no queremos que nuestros futbolistas se fatiguen y luego por culpa nuestra pierdan con el Madrid?.
Anónimo ha dicho que…
oye, acabo de vivir una historia rocambolesca con la burocracia española...y eso que soy española (es largo de contar)
ya en el siglo XIX , Larra decía: vuelva usted mañana. El caso es que muchos funcionarios no tienen la culpa de nada, eso si, un futbolísta , aquí, es un diox.
abrazos


siloam
Anónimo ha dicho que…
y yo que pensaba que la tramititis era mal de los paices latinoamericanos

Entradas populares de este blog

Adiós a Los Papeles de Boris

Limonada china

- Bueno, ahora vamos a hacer una cosa. Cada uno tiene que escoger un nombre español de los que están apuntados aquí en la lista – dijo mi amiga Marta indicando la página del libro para aprender español a sus alumnos, entre los cuales había tres estudiantes de China.
- Limón –dijo una de las muchachas chinas.
- Ehhhh, perdona, pero “Limón” no es un nombre adecuado para ponérselo a las personas. Aquí la gente no se llama Limón –intentó explicar Marta.
- ¿Por qué no? -insistió la alumna.

Al instante uno de sus compatriotas salió en su ayuda y para demostrar que el nombre en cuestión era lo más natural del mundo empezó a decir:
- Fanta limón, schweppes limón, yo limón.

Llegados a este punto, Marta decidió que lo mejor era dejar la cosa tal cual, con una estudiante china llamada Limón.

Mientras mi amiga me lo contaba me partía de la risa imaginando su cara, la de alguien que de todo corazón y con la mejor intención intenta explicarle a una china que no es normal llamarse Limón. Pero el protagoni…

Celulosis

Esperaba en el pasillo de los juzgados a que empezara el juicio en el que tenía que traducir, cuando escuché las siguientes palabras: “¡78 detenidos en toda Barcelona! Esto es poquísimo. Recuerdo cuando teníamos cada uno seis o siete durante la guardia... ¡Claro! ¡Si no hay policías no hay detenidos!”, concluía un abogado de turno de oficio hablando con otra compañera suya. A mi me sonaba como si los juzgados fuesen una granja o un matadero que va por piezas y no por personas.

Algunos jueces con ataques de ira u otros completamente ausentes y deprimidos dictan las sentencias, sin ni siquiera haber escuchado lo que tenía que decir el acusado cuyo abogado de oficio se había presentado en la declaración para poner el sello en su hoja de servicio, lo que le permita justificar y facturar el servicio que el Estado garantiza a cada detenido, igual que los interpretes y los policías a los que nos sellan nuestras hojas de servicio. En fin muchas hojas. Quizá el principal beneficiario del sistem…