Ir al contenido principal

Aprender con un maestro vivo



Hace unos meses le pregunté a Jordi, mi maestro de aikido (y de otra infinidad de cosas más), por qué una técnica que hace un tiempo hacíamos de una forma ahora nos la hacía aprender de otra.
“Esto te pasa por tener un maestro vivo”, me contestó con esa carcajada tan característica que tienen los que no temen y que directamente incide en tu campo de gravedad haciendo que ya nada parezca tan grave.
Ayer fui a ver La sal de la Tierra y me vinieron a la mente las palabras de Jordi.
Todo aquello que este increíble testigo de la condición humana, como bien lo define Wenders a Salgado, tras haber presenciado los más bajos fondos de la condición humana en las guerras de Ruanda y los Balcanes,… todo aquello que quedó expuesto con esta ténue luz brutal y con tanto interés por el detalle estremecedor, presentado en su obra,…todas aquellas muertes sin sentido y las vidas destrozadas porque sí, son el producto de las lecturas e interpretaciones de los maestros muertos.
No pongo en duda la mejor intencionalidad de sus enseñanzas. Todas son válidas y todas son grandes. Lo que pongo en duda son sus interpretaciones.
Estamos en manos de unos intérpretes miopes que desde hace mucho tiempo recopilan las enseñanzas de los maestros muertos. Les ponen sellos de las leyes eternas y desde entonces unas castas de intérpretes van evolucionando hasta llegar a nuestros días donde les conocemos como la administración.
Es la necrofilia organizada que desde hace ya varios milenios va evolucionando mediante la simbiosis que integra en un mismo organizamo los distintos maestros muertos. Moises, Platón, Séneca, Cristo, Decartes, Nietzsche,…  se usan principalmente para defender las leyes creadas por unos interpretes miopes que para ponerse al día leen textos escritos en pergamino. Como estos van retrasados interpretando los maestros muertos y todavía no llegan hasta los textos donde se habla de las mujeres que trabajan, los hombres que se besan, los niños que aprenden jugando, las empresas que ganan compartiendo,… mientras tanto, unos cuantos caraduras se prestan para “echarles una mano” por un simbólico “tresporciento” de propina.
Si algunos protestan “es la Ley”, contestan. “Todo que no está permitido será prohibido”
Solamente hay una cosa que temen es la ética.  
En el fondo se trata de vivir honradamente. Pero por arriba esto no cuela. Por arriba rige la misma idea que dice un mafioso al otro en la serie Gotham: “No te puedes fiar de un hombre honesto”.
La ética es el maestro vivo. Es vivir en el ahora y aquí anteponiendo una acción correcta ante una creencia perfecta. Es tener la conciencia de que todos tus actos tienen consecuencias y el valor por asumirlas. Es saber que el purgatorio, si existe, está aquí y lo estás viviendo. Es creer que nada y nadie es perfecto y que solamente te puedes fiar de los que saben que no saben nada y no tienen miedo de confesarlo. Es ver más allá de tu obligo.  
Así que amigo, búscate un maestro vivo y siga tu conciencia, porque la única certeza que encontrás es que no hay certezas que duran más que el tiempo que las borra.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Adiós a Los Papeles de Boris

Limonada china

- Bueno, ahora vamos a hacer una cosa. Cada uno tiene que escoger un nombre español de los que están apuntados aquí en la lista – dijo mi amiga Marta indicando la página del libro para aprender español a sus alumnos, entre los cuales había tres estudiantes de China.
- Limón –dijo una de las muchachas chinas.
- Ehhhh, perdona, pero “Limón” no es un nombre adecuado para ponérselo a las personas. Aquí la gente no se llama Limón –intentó explicar Marta.
- ¿Por qué no? -insistió la alumna.

Al instante uno de sus compatriotas salió en su ayuda y para demostrar que el nombre en cuestión era lo más natural del mundo empezó a decir:
- Fanta limón, schweppes limón, yo limón.

Llegados a este punto, Marta decidió que lo mejor era dejar la cosa tal cual, con una estudiante china llamada Limón.

Mientras mi amiga me lo contaba me partía de la risa imaginando su cara, la de alguien que de todo corazón y con la mejor intención intenta explicarle a una china que no es normal llamarse Limón. Pero el protagoni…

Celulosis

Esperaba en el pasillo de los juzgados a que empezara el juicio en el que tenía que traducir, cuando escuché las siguientes palabras: “¡78 detenidos en toda Barcelona! Esto es poquísimo. Recuerdo cuando teníamos cada uno seis o siete durante la guardia... ¡Claro! ¡Si no hay policías no hay detenidos!”, concluía un abogado de turno de oficio hablando con otra compañera suya. A mi me sonaba como si los juzgados fuesen una granja o un matadero que va por piezas y no por personas.

Algunos jueces con ataques de ira u otros completamente ausentes y deprimidos dictan las sentencias, sin ni siquiera haber escuchado lo que tenía que decir el acusado cuyo abogado de oficio se había presentado en la declaración para poner el sello en su hoja de servicio, lo que le permita justificar y facturar el servicio que el Estado garantiza a cada detenido, igual que los interpretes y los policías a los que nos sellan nuestras hojas de servicio. En fin muchas hojas. Quizá el principal beneficiario del sistem…