Ir al contenido principal

Gracias maestro

Gracias por ser tan majestuosamente normal. Gracias por tener la fuerza de no hacer lo que todo el mundo daba por hecho que harías. Gracias por dejar claro que no permitirás que sigamos creyendo que (¡en la vida real!) uno puede "ganar" sin sudar la camisa. Gracias por enseñarnos que ¡es un juego! Gracias por demostrar que nada está ganado antes de ser jugado. Gracias por aclarar que la vida no cambiará en noventa minutos de juego, por muy bien que los "tuyos" jugaran. Gracias por dejar que se apagaran las luces, para que podamos ver que nadie puede meter goles por nosotros.

Gracias por no meterlo, maestro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quieres ceder tu voto a los que no pueden votar?

En relación con el último post, a continuación publico un artículo que me envío Judith, y en el que se habla sobre una iniciativa interesante.

¿Quieres ceder tu voto a los que no pueden votar?

Votar es un derecho que no todos tienen. Y puede considerarse síntoma de integración. Si quieres protestar contra el no reconocimiento de este derecho a inmigrantes, únete a la petición de medio centenar de ONG y ¡pasa la papeleta!

Europa Press (19/05/2007)
Medio centenar de ONG, de apoyo y de inmigrantes hicieron hoy un llamamiento a los ciudadanos españoles y europeos comunitarios residentes en España para que el próximo 27 de mayo cedan su voto en las elecciones municipales a inmigrantes extracomunitarios, como acto de protesta simbólica contra el no reconocimiento del derecho al sufragio de un colectivo que supone ya el cinco por ciento de la población. La campaña cuenta, además, con el apoyo de otras 400 organizaciones.
Javier Ramírez, de SoS Racismo, explicó durante la presentación de la campa…

Adiós a Los Papeles de Boris

Limonada china

- Bueno, ahora vamos a hacer una cosa. Cada uno tiene que escoger un nombre español de los que están apuntados aquí en la lista – dijo mi amiga Marta indicando la página del libro para aprender español a sus alumnos, entre los cuales había tres estudiantes de China.
- Limón –dijo una de las muchachas chinas.
- Ehhhh, perdona, pero “Limón” no es un nombre adecuado para ponérselo a las personas. Aquí la gente no se llama Limón –intentó explicar Marta.
- ¿Por qué no? -insistió la alumna.

Al instante uno de sus compatriotas salió en su ayuda y para demostrar que el nombre en cuestión era lo más natural del mundo empezó a decir:
- Fanta limón, schweppes limón, yo limón.

Llegados a este punto, Marta decidió que lo mejor era dejar la cosa tal cual, con una estudiante china llamada Limón.

Mientras mi amiga me lo contaba me partía de la risa imaginando su cara, la de alguien que de todo corazón y con la mejor intención intenta explicarle a una china que no es normal llamarse Limón. Pero el protagoni…