Ir al contenido principal

¡Que triste!

"Hay 180.000 extranjeros cobrando seguro de desempleo y ya volvemos a tiempos pasados, hay 20.000 andaluces que han pedido trabajo en la vendimia francesa", ha exclamado un hombre frustrado desde su puesto de trabajo de aspirante para el cargo del presidente de Gobierno de España.

A mi me suena a un disparate de alguien que no está conciente de la realidad y de las condiciones sociales que vive el país que pretende gobernar. Pero lo que más me entristeze es pensar en sus victimas; los retrasados sociales que comparten su visión.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Os paso un enlace sobre el tema.
http://www.otromundoesposible.com/?p=1786
Un saludo.
Mercedes.
fritus ha dicho que…
Apreciado Boris...espero que me disculpes el rollo que voy a soltar, pero es que el tema me toca mucho las narices, y es que en este país multirracial de fenicios, griegos, romanos, godos, musulmanes y españoles todos somos inmigrantes...y Rajoy el primero, que aunque sea licenciado en derecho y ex-registrador de la propiedad, no deja de ser un gallego que vive en Madrid.

Probablemente, los vendimiadores van a Francia porque en ese país la legislación laboral y las condiciones de todo tipo, salariales, de estancia, de jornada, etc...son mucho más favorable al trabajador, cosa que el Pp nunca ha deseado para España.

Por otra parte, esto va en la línea de las recientes declaraciónes de su compañero del pp Arias Cañete sobre las mamografías de las inmigrantes o sobre ese extinto camarero (mítico) de "pura" raza ibérica que hacía veinte tostadas diferentes a la vez ( para llenar la inmensa cintura talla XXL ed Arias Cañete se necesitan camareros así, al fin y al cabo, la derecha española, es en gran parte...barriga). Pues eso, que a mucha gente le encanta ver a los inmigrantes haciendo encofrados en la obra, pero no soportan verlos en la sala de espera del ambulatorio.

Quizás algún día la gente se convenza de que la inmigración no es un problema, sino que es una solución.

Un abrazo.
siloam ha dicho que…
ya, y el tipo anda de gallego por ahí, y parece no saber que su "región" - a éstos las autonomías sólo para lo que le conviene- hay un monton de gente cobrando pensiones suizas, alemanas etc., porque fueron emigrantes.
estoy hasta las narices de esa "hidalguía" de conveniencia, y me asusta notar alrededor que crece la xenofobia, menudos comentarios escucho en el trabajo, ya estoy harta de reptir: pero si ellos pagan igual!..bah, la crisis es mundial, y aquí mirándonos el ombligo de nuevos ricos.
moitos bicos!

Entradas populares de este blog

Limonada china

- Bueno, ahora vamos a hacer una cosa. Cada uno tiene que escoger un nombre español de los que están apuntados aquí en la lista – dijo mi amiga Marta indicando la página del libro para aprender español a sus alumnos, entre los cuales había tres estudiantes de China.
- Limón –dijo una de las muchachas chinas.
- Ehhhh, perdona, pero “Limón” no es un nombre adecuado para ponérselo a las personas. Aquí la gente no se llama Limón –intentó explicar Marta.
- ¿Por qué no? -insistió la alumna.

Al instante uno de sus compatriotas salió en su ayuda y para demostrar que el nombre en cuestión era lo más natural del mundo empezó a decir:
- Fanta limón, schweppes limón, yo limón.

Llegados a este punto, Marta decidió que lo mejor era dejar la cosa tal cual, con una estudiante china llamada Limón.

Mientras mi amiga me lo contaba me partía de la risa imaginando su cara, la de alguien que de todo corazón y con la mejor intención intenta explicarle a una china que no es normal llamarse Limón. Pero el protagoni…

Adiós a Los Papeles de Boris

Celulosis

Esperaba en el pasillo de los juzgados a que empezara el juicio en el que tenía que traducir, cuando escuché las siguientes palabras: “¡78 detenidos en toda Barcelona! Esto es poquísimo. Recuerdo cuando teníamos cada uno seis o siete durante la guardia... ¡Claro! ¡Si no hay policías no hay detenidos!”, concluía un abogado de turno de oficio hablando con otra compañera suya. A mi me sonaba como si los juzgados fuesen una granja o un matadero que va por piezas y no por personas.

Algunos jueces con ataques de ira u otros completamente ausentes y deprimidos dictan las sentencias, sin ni siquiera haber escuchado lo que tenía que decir el acusado cuyo abogado de oficio se había presentado en la declaración para poner el sello en su hoja de servicio, lo que le permita justificar y facturar el servicio que el Estado garantiza a cada detenido, igual que los interpretes y los policías a los que nos sellan nuestras hojas de servicio. En fin muchas hojas. Quizá el principal beneficiario del sistem…