Ir al contenido principal

Votar

Tengo treinta años y jamás he votado. O, mejor dicho, todavía no me ha tocado vivir en un país que me reconozca el derecho de voto. Cuando cumplí 18 años vivía la guerra civil en Croacia, y de allí me fui a ser refugiado en Serbia. Ahora que tengo la nacionalidad de los dos países, vivo aquí donde todavía me queda por tragar muchas uvas “añonuevas” hasta que pueda votar.

Mañana votan mis vecinos y mi único deseo es que no ganara ningún partido. Espero que todos los votantes tengan sus representantes en los niveles ejecutivos para que los políticos ejerzan su deber discutiendo, pensando, escuchando, debatiendo y negociando. Mañana es el día de los programas electorales que, como los mosquitos, viven un solo día, el día de las elecciones, y tratan de picar el máximo número de personas que el día siguiente se olvidarán de la picadura. El 1 de noviembre los “picados” echarán sus votos en las urnas entregando el poder a los políticos pero espero que no haya ningún partido con mayoría de votos porque la mayoría absoluta equivale a error absoluto.

La historia es la mejor prueba de que dejar mucho margen a los políticos suele ser peligroso. Y, desgraciadamente, política es la mejor muestra de las palabras de Gandi: “There's enough on this planet for everyone's needs but not for everyone's greed” (“La tierra tiene bastante para las necesidades de todos, pero no para la avaricia de algunos”). Votando la diversidad se reparte el poder y disminuye la avaricia.

Comentarios

jordi i ha dicho que…
Dover dan Boris!

En la diversidad hay el gusto, aunque hay quien no le complace, y como argumento solo tiene la fuerza.

Gracias por lo de los bureks (que se aparte el fast food americano) y el Inat Kuca , muy bucólico enfrente del Miljaka y de la biblioteca .... como no hemos vuelto con unos kilos de más.

Nos llevamos un gratísimo recuerdo de sus gentes, y del afán de tirar para adelante. Solo decir, que tuvimos un único problemilla, no llevábamos unos PAPELES en regla, (es decir, como quería el aduanero) , y no nos dejaron pasar la “frontera” entre bosnia y montenegro! que cosas!!!!

Pues nada, que vaya bién, y te debemos unas pivo por lo de la recomendación!!
Boris Matijas ha dicho que…
Dobar dan Jordi,
me alegro mucho que te lo pasaste bien. Sarajevo es una ciudad muy especial.
espero tomar este pivo muy pronto.
un abrazo y dovidjenja
Anónimo ha dicho que…
UNA REFLEXIÓN MUY BONITA,A PERO DIFÍCIL A LA HORA DE PRACTICAR, ME REFIERO A LOS POLÍTICOS, AUNQUE LOS JOVENES COMO TÚ SÍ LO PUEDEN PRACTICAR. ERES EL EJEMPLO DE LA MÁXIMA QUE UNO APRENDE DE SUS ERRORES.

Entradas populares de este blog

Adiós a Los Papeles de Boris

Celulosis

Esperaba en el pasillo de los juzgados a que empezara el juicio en el que tenía que traducir, cuando escuché las siguientes palabras: “¡78 detenidos en toda Barcelona! Esto es poquísimo. Recuerdo cuando teníamos cada uno seis o siete durante la guardia... ¡Claro! ¡Si no hay policías no hay detenidos!”, concluía un abogado de turno de oficio hablando con otra compañera suya. A mi me sonaba como si los juzgados fuesen una granja o un matadero que va por piezas y no por personas.

Algunos jueces con ataques de ira u otros completamente ausentes y deprimidos dictan las sentencias, sin ni siquiera haber escuchado lo que tenía que decir el acusado cuyo abogado de oficio se había presentado en la declaración para poner el sello en su hoja de servicio, lo que le permita justificar y facturar el servicio que el Estado garantiza a cada detenido, igual que los interpretes y los policías a los que nos sellan nuestras hojas de servicio. En fin muchas hojas. Quizá el principal beneficiario del sistem…

Limonada china

- Bueno, ahora vamos a hacer una cosa. Cada uno tiene que escoger un nombre español de los que están apuntados aquí en la lista – dijo mi amiga Marta indicando la página del libro para aprender español a sus alumnos, entre los cuales había tres estudiantes de China.
- Limón –dijo una de las muchachas chinas.
- Ehhhh, perdona, pero “Limón” no es un nombre adecuado para ponérselo a las personas. Aquí la gente no se llama Limón –intentó explicar Marta.
- ¿Por qué no? -insistió la alumna.

Al instante uno de sus compatriotas salió en su ayuda y para demostrar que el nombre en cuestión era lo más natural del mundo empezó a decir:
- Fanta limón, schweppes limón, yo limón.

Llegados a este punto, Marta decidió que lo mejor era dejar la cosa tal cual, con una estudiante china llamada Limón.

Mientras mi amiga me lo contaba me partía de la risa imaginando su cara, la de alguien que de todo corazón y con la mejor intención intenta explicarle a una china que no es normal llamarse Limón. Pero el protagoni…