Ir al contenido principal

Miedos 9

Su Quin. China; Beijing. Artista. Lleva dos años en España

“Antes vivía en Italia y hace dos años decidí venir aquí. La gente aquí es muy abierta, muy simpática.”

“La mayor parte de los chinos no saben más de España que flamenco, toros y paella. Por esto me sorprendí cuando llegué aquí y vi que hay mucho más.”

“Cuando llegué el principal problema era el idioma. No sabía que el español se llama castellano y que Cataluña es diferente.”

“Me siento extranjera porque por mi cara ya esta claro que no soy de aquí. Pero como tengo muchos amigos extranjeros con ellos no me siento tan extranjera. Pero cuando estoy con los catalanes si que me siento extranjera porque no hablo catalán. Lo entiendo poco, pero...”

“Hay personas que incluso antes de que les hablara pongan una cara como que no me entiendan. Pero estoy acostumbrada porque esto me pasa en todas partes.”

“Es muy difícil venir en un país sin hablar el idioma. Yo cuando llegué aquí en principio tenía que hacer dibujos para comunicarme y pedir algo.”

“¿¡No sé porque se habla tanto de negocios y tiendas chinas si hay mucho más tiendas paquistanís e indias!?”

“La mayoría de chinos que están aquí no hablan el idioma y en principio no son muy animados por las actividades sociales. Es como se dice en China “Ni demasiado feliz, ni demasiado triste”. La cultura y las costumbres chinas son muy fuertes, y quizá por esto la gente china no quiere mezclarse con la gente de aquí. Y también la mayoría de chinos que están aquí son de la misma provincia, del sur de China. Casi todos ellos han tenido que tomar prestado el dinero para poder llegar aquí así que tienen que trabajar y ahorrar durante cuatro o cinco años como mínimo para poder devolverlo. Por esto parece que los chinos son muy trabajadores pero también hay chinos que no les gusta trabajar.”

“El principal problema aquí son los papeles. Para los latinoamericanos es mucho más fácil conseguirlos que para nosotros. Y después esta el idioma y la comunicación con la gente de aquí.”

“Tengo que aprender el catalán porque sin esto es muy difícil conseguir un buen trabajo.”

“He tenido malas experiencias por mi rasa pero yo pienso que esta gente que ofende a los demás no lo hacen porque soy china, sino porque simplemente no les gustan los extranjeros.”

Comentarios

Entradas populares de este blog

Adiós a Los Papeles de Boris

Celulosis

Esperaba en el pasillo de los juzgados a que empezara el juicio en el que tenía que traducir, cuando escuché las siguientes palabras: “¡78 detenidos en toda Barcelona! Esto es poquísimo. Recuerdo cuando teníamos cada uno seis o siete durante la guardia... ¡Claro! ¡Si no hay policías no hay detenidos!”, concluía un abogado de turno de oficio hablando con otra compañera suya. A mi me sonaba como si los juzgados fuesen una granja o un matadero que va por piezas y no por personas.

Algunos jueces con ataques de ira u otros completamente ausentes y deprimidos dictan las sentencias, sin ni siquiera haber escuchado lo que tenía que decir el acusado cuyo abogado de oficio se había presentado en la declaración para poner el sello en su hoja de servicio, lo que le permita justificar y facturar el servicio que el Estado garantiza a cada detenido, igual que los interpretes y los policías a los que nos sellan nuestras hojas de servicio. En fin muchas hojas. Quizá el principal beneficiario del sistem…

Limonada china

- Bueno, ahora vamos a hacer una cosa. Cada uno tiene que escoger un nombre español de los que están apuntados aquí en la lista – dijo mi amiga Marta indicando la página del libro para aprender español a sus alumnos, entre los cuales había tres estudiantes de China.
- Limón –dijo una de las muchachas chinas.
- Ehhhh, perdona, pero “Limón” no es un nombre adecuado para ponérselo a las personas. Aquí la gente no se llama Limón –intentó explicar Marta.
- ¿Por qué no? -insistió la alumna.

Al instante uno de sus compatriotas salió en su ayuda y para demostrar que el nombre en cuestión era lo más natural del mundo empezó a decir:
- Fanta limón, schweppes limón, yo limón.

Llegados a este punto, Marta decidió que lo mejor era dejar la cosa tal cual, con una estudiante china llamada Limón.

Mientras mi amiga me lo contaba me partía de la risa imaginando su cara, la de alguien que de todo corazón y con la mejor intención intenta explicarle a una china que no es normal llamarse Limón. Pero el protagoni…